Riquísima Capirotada

Hola amigos hoy les traigo una riquísima capirotada para compartir en familia, es muy fácil de preparar.

Ingredientes
Una bolsa de pan bolillo (no salado) en rebanadas, puede ser ligeramente tostado previamente, o bien, de dos días anteriores. Lo importante es que esté más bien seco para el día que desees hacer este postre.
Mantequilla sin sal, la necesaria para untar cada pedazo de pan por ambos lados.
100 gramos uvas pasas.
100 gramos de ciruelas pasas picadas.
100 gramos de cacahuates tostados, pelados y sin salar, o bien, almendras fileteadas tostadas.
1 plátano macho, en rodajas delgadas.
2 manzanas, en rebanadas finas.
Canela en rama.
Clavos de olor
Agua, cantidad necesaria, según qué tanta miel quieras hacer.
Conitos de piloncillo.
Algún queso de sabor neutro, en rebanadas
Preparación
Primeramente, untar las rebanadas de pan bolillo con mantequilla, de manera que queden bien cubiertas por ambos lados. Reservar y comenzar a preparar la miel.
Para esto vamos a necesitar hervir agua y agregar la canela en rama y los clavos de olor, envueltos y amarrados en una manta de cielo (para que el sabor de las especias permanezca, pero no tengamos que estar colando a última hora), y agregar los conitos de piloncillo. Dejar hervir y que se evapore suficiente agua como para que quede una miel ligera. Qué tantos conitos dependerán de nuestro gusto de dulce, pero yo le puse como 20 conitos de los pequeños y suficiente agua como para que después de hervir, la miel no quedara muy densa.
Tiene que parecer más bien un jarabe ligero. Ya que quede de esta consistencia, retirar del fuego y sacar la mantita de cielo con las especias.
Ahora, vamos a acomodar los ingredientes de la capirotada en una cazuela que puede ser de barro, hierro o cerámica. Disponemos una capa del pan, ya con la mantequilla, cubrimos con una capa de las manzanas, una de plátano macho, incorporamos una parte de las uvas y ciruelas pasas, cacahuates (o almendras fileteadas), y finalizamos con una capa de queso.
Repetimos las capas unas dos o tres veces más hasta terminar. Finalizaremos agregando la miel que ya elaboramos y llevamos al fuego a fin de que el pan quede bien empapado de esta mezcla. Se deja a fuego muy bajo aprox. 45 minutos, con la cazuela tapada o hasta que absorba bien la miel. El queso de la última capa habrá de quedar bien derretido, como en la foto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.