Oración a San Antonio para que no te falte amor y pan cada día

Glorioso San Antonio, intercesor poderosísimo, te ruego que tomes bajo tu paternal cuidado mi alma, mi cuerpo, mi vida y todas mis cosas, bien seguro de que nada podrá dañarme en este mundo y de que todo me saldrá bien bajo tu vigilancia.

Recomienda mis necesidades y manifiesta mis miserias al Padre de la Misericordia y Dios de todo consuelo, para que por tus méritos se digne confortarme en su santo servicio, consolarme en mis aflicciones, librarme de mis males pasados, presentes y futuros y darme fuerza para sobrellevar con resignación todos mis trabajos.

Estas gracias te las pido no solo para mí, sino para todos los que las necesiten. AMÉN

Oh, admirable protector mío: San Antonio de Padua
Tú, que serviste a la virgen María y al Niño Jesús
y obtuviste de ellos muchos favores,
rogadles por mí para que
por vuestra poderosa intercesión
me concedan lo que deseo.
(aquí puede realizar sus pedidos).
Te ruego me concedas el obtener su gracia
y contar con el deseo que ahora pido.
Para gloria de mi alma.
Amén

Dios Nuestro, refugio en las fatigas, fuerza en la debilidad, consuelo en la tristeza haz que, puesta toda nuestra confianza en tu Providencia, por intercesión de San Antonio encontremos todas las cosas, tanto espirituales como materiales que necesitamos o hayamos perdido.
Por Cristo Nuestro Señor, Amén.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.